miércoles, 22 de febrero de 2017

"TEMOR ECLIPSADO"





LECTURA BÍBLICA DE HOY:

1ra. Juan 4: 18, "EN EL AMOR NO HAY TEMOR, SINO QUE EL PERFECTO AMOR ECHA FUERA TODO TEMOR; PORQUE EL TEMOR LLEVA EN SÍ CASTIGO. DE DONDE EL QUE TEME, NO HA SIDO PERFECCIONADO EN EL AMOR. NOSOTROS LE AMAMOS A ÉL, PORQUE ÉL NOS AMÓ PRIMERO".

Gracias Dios mío por tu Palabra. Gracias por la vida de cada lector, de cada lectora, maneja sus miedos, glorifícate en ellos y ellas, pon un espíritu de búsqueda de tu evangelio y guíalos hacia toda verdad y justicia, en el nombre de Jesús. Amén.

MENSAJE:

Les voy a dar la definición de la palabra Temor, que encontré en uno de los tantos diccionarios que tenemos en la red: 

El Temor (del latín timor) es una pasión del ánimo que lleva a un sujeto a tratar de escapar de aquello que considera arriesgado, peligroso o dañoso para su persona. El Temor por tanto, es una presunción, una sospecha o el recelo de un daño futuro.

Me encantó esta definición, y es que el temor nos ha acompañado prácticamente desde la niñez.

En la actualidad, el temor ha crecido de una manera alarmante en gran parte de la población, pues el auge de la delincuencia y la violencia nos ha llevado a ese estado de temor, al extremo de que casi nadie se siente seguro, ni aún en su propia casa.

Recuerdo una vez cuando vivía en Puerto Rico, viendo el programa de televisión "En Serio con Silverio", este humorista afirmó que en Puerto Rico, el que no lo han atracado tiene que ir a un psiquiatra.

Y así están la mayoría de nuestros países, con el agravante de las amenazas terroristas y otros acontecimientos que han atemorizado bastante.

Obviamente, les confieso que en el tiempo de mi ignorancia, es decir, cuando no era cristiano, mis miedos eran incontrolables y persistían constante e invariablemente en mi vida fuera de Cristo.

Ahora puedo decirles que Cristo se llevó mis temores, tal y como se los llevó a los israelitas cuando iban a cruzar el Mar Rojo en seco, "LOS GUIÓ CON SEGURIDAD, DE MODO QUE NO TUVIERAN TEMOR; Y EL MAR CUBRIÓ A SUS ENEMIGOS", Salmos 78: 53.

La presencia de Cristo en mi vida opacó mi temor. Jesús hizo de mi temor un

"TEMOR ECLIPSADO"

Los embates del enemigo de las almas, del rey de Babilonia fueron neutralizados, eclipsados por mi Cristo.

Dios me aseveró que no temiera de la presencia de ese enemigo de las almas, de ese rey de Babilonia, al cual yo antes temía constantemente, pero ahora Jehová me salva y me libra de la mano de satanás, "NO TEMÁIS DE LA PRESENCIA DEL REY DE BABILONIA, DEL CUAL TENÉIS TEMOR; NO TEMÁIS DE SU PRESENCIA, HA DICHO JEHOVÁ, PORQUE CON VOSOTROS ESTOY YO PARA SALVAROS Y LIBRAROS DE SU MANO", Jeremías 42: 11.

Así mismo quiere Dios hacer contigo, Jesús quiere arrancar de raíz tus miedos, tus temores.

Sólo tienes que venir a Él.

Las promesas de Dios son hermosas y son reales.

El perfecto amor de Jesús echa fuera todo temor de tu vida, "EN EL AMOR NO HAY TEMOR, SINO QUE EL PERFECTO AMOR ECHA FUERA TODO TEMOR; PORQUE EL TEMOR LLEVA EN SÍ CASTIGO. DE DONDE EL QUE TEME, NO HA SIDO PERFECCIONADO EN EL AMOR. NOSOTROS LE AMAMOS A ÉL, PORQUE ÉL NOS AMÓ PRIMERO", Juan 4: 18

Ven a disfrutar una vida plena en Cristo y verás que el temor no te visitará.

Cristo te ama y te llama !!!

Ven a Él !!!

Dios te bendiga,

Héctor Paula