lunes, 27 de marzo de 2017

"MI MANSIÓN CELESTIAL" Parte I






LECTURA BÍBLICA DE HOY:

1ra. Corintios 2: 9, "ANTES BIEN, COMO ESTÁ ESCRITO: COSAS QUE OJO NO VIO, NI OÍDO OYÓ, NI HAN SUBIDO EN CORAZÓN DE HOMBRE, SON LAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LE AMAN".

Gracias Dios mío por tu Palabra. Te presento los lectores y lectoras, mira sus dificultades, sus angustias, Tú las conoces Padre Amado, trata con cada uno de ellos y ellas, ten misericordia y glorifícate de una manera especial, en el nombre de Jesús. Amén.

MENSAJE:

Iniciamos la entrega de este mensaje, el primero de tres.

El mensaje que el Espíritu Santo tiene en esta hora, es tan apasionante como edificante.

La gran limitación que tiene el ser humano, la constituye el no saber dónde irá cuando parta físicamente de este mundo.

Esa ha sido la espina que ha clavado, aún a los más connotados científicos mundiales.

A dónde voy cuando muera? La pregunta del millón.

Obviamente Dios nos trae respuestas sólidas y concretas en su Palabra, en la Biblia.

Gran parte de la humanidad pasa su vida tratando de tener bienes y servicios al más alto nivel, y quiero concentrarme en la casa.

Todos queremos una casa, un techo donde vivir. Ese es el anhelo más preciado por la mayoría. He visto casas, mansiones preciosas, impresionantes, tanto en mi país, como en el extranjero.

En New York, en Lynn (Massachussets), en Minneapolis, en Dayton (Ohio), en Chicago, en Miami, en Hollywood (Florida), en Ponce (Puerto Rico), en Coral Gables (Florida), en Dallas, en Hannover (Pensyilvania), en Whashington, D.C, en Seattle (Estado de Washington), en Panamá y en otras ciudades que he visitado he podido contemplar lujosas, majestuosas y suntuosas mansiones.

Todos ustedes las han visto. Parecen mansiones propias o locaciones para filmar películas.

Lo único malo es que sus dueños no llegan a disfrutarlas por completo, porque esos millonarios perecen, mueren, por más que ganen el mundo entero y no se preocuparon por salvar sus almas, "PORQUE ¿QUÉ APROVECHARÁ AL HOMBRE SI GANARE TODO EL MUNDO, Y PERDIERE SU ALMA?", Marcos 8: 36.

Yo prefiero las mansiones que Dios me tiene en el cielo, porque son para vida eterna.

Así es, Dios nos ha dado las herramientas espirituales para poder disfrutar de cielos nuevos y tierra nueva, "PERO NOSOTROS ESPERAMOS, SEGÚN SUS PROMESAS, CIELOS NUEVOS Y TIERRA NUEVA, EN LOS CUALES MORA LA JUSTICIA", 2da. Pedro 3: 13.

Jesús fue a preparar mansiones en el cielo, para los que lo han aceptado en su corazón, moradas celestiales que nosotros disfrutaremos, y que tú también podrás, con sólo creer en Jesús y aceptarlo en tu corazón, "EN LA CASA DE MI PADRE MUCHAS MORADAS HAY; SI ASÍ NO FUERA, YO OS LO HUBIERA DICHO; VOY, PUES, A PREPARAR LUGAR PARA VOSOTROS", Juan 14: 2.

ES por medio de la Sangre de Jesús que podemos reservar puestos en esas mansiones celestiales, pregonando y predicando al resto del mundo que ya tengo reservada

"MI MANSIÓN CELESTIAL"

Ya es tiempo de que nuestros tesoros estén en el cielo, porque los tesoros en la tierra los corrompen la polilla y el orín.

Mientras que en los tesoros celestiales ni la polilla ni el orín corrompen, "NO OS HAGÁIS TESOROS EN LA TIERRA, DONDE LA POLILLA Y EL ORÍN CORROMPEN, Y DONDE LOS LADRONES MINAN Y HURTAN; SINO HACEOS TESOROS EN EL CIELO, DONDE LA POLILLA NI EL ORÍN CORROMPEN, Y DONDE LOS LADRONES NO MINAN NI HURTAN", Mateo 6: 19.

No existe nada sobre la tierra, ni las mansiones que les mencioné, que puedan compararse con lo que veremos en el cielo, a través de Jesús, 1ra. Corintios 2: 9, "ANTES BIEN, COMO ESTÁ ESCRITO: COSAS QUE OJO NO VIO, NI OÍDO OYÓ, NI HAN SUBIDO EN CORAZÓN DE HOMBRE, SON LAS QUE DIOS HA PREPARADO PARA LOS QUE LE AMAN".

Ven a ser parte de los que estamos luchando para poder llegar a esas mansiones, ven a Cristo, no creas que es complicado.

Escucha la voz de Jesús que te llama y te ama de verdad.

Dios te bendiga,

Héctor Paula