viernes, 17 de noviembre de 2017

"OH AFÁN, CUÁN DAÑINO ERES"


LECTURA BÍBLICA DE HOY:

Filipenses 4: 6, "POR NADA ESTÉIS AFANOSOS, SINO SEAN CONOCIDAS VUESTRAS PETICIONES DELANTE DE DIOS EN TODA ORACIÓN Y RUEGO, CON ACCIÓN DE GRACIAS"

Gracias Dios mío por tu Palabra. Gracias por tus misericordias, que son nuevas cada mañana. Intercedo ahora, Padre Celesctial, por los enfermos y enfermas, llévate mi Señor toda dolencia, todo cancer, todo virus, toda infección, dolor, padecimiento. Pasa tu mano sanadora sobre ellos y ellas, en el nombre de Jesús. Amén.

MENSAJE :

El afán es como el ácido, corroe.

Afecta los pensamientos, el intelecto y la voluntad.

Y cuando el afán llega al corazón, ahí es que la cosa es grande.

El afán aleja las personas del evangelio de Jesucristo.

Jesús tuvo que llamarle la atención a Marta, la cual había recibido al Maestro en su casa, "ACONTECIÓ QUE YENDO DE CAMINO, ENTRÓ EN UNA ALDEA; Y UNA MUJER LLAMADA MARTA LE RECIBIÓ EN SU CASA", Lucas 10: 38.

La hermana de Marta, María, se sentó junto a Jesús a oir su Palabra, "ÉSTA TENÍA UNA HERMANA QUE SE LLAMABA MARÍA, LA CUAL, SENTÁNDOSE A LOS PIES DE JESÚS, OÍA SU PALABRA", Lucas 10: 39.

Pero Marta estaba muy afanada con los quehaceres, como está la mayoría de la humanidad, afanada en sus ocupaciones.

Pero Marta fue tan atrevida que fue y le dijo a Jesús que le dijera a María que fuera a ayudarla en los quehaceres, "PERO MARTA SE PREOCUPABA CON MUCHOS QUEHACERES, Y ACERCÁNDOSE, DIJO: SEÑOR, ¿NO TE DA CUIDADO QUE MI HERMANA ME DEJE SERVIR SOLA? DILE, PUES, QUE ME AYUDE", Lucas 10: 40.

A María no le importó que habían cosas que hacer, ella priorizó la Palabra que Jesús hablaba, ella buscaba su bendición.

Es ahí cuando Jesús le llama la atención a Marta, en mi país se dice: le dio un boche, pues ella estaba muy concentrada en sus afanes y desechando la oportunidad de buscar también su bendición, ella se lo perdió.

Jesús le habló a Marta con gran autoridad, amonestándola con mucha diplomacia, "RESPONDIENDO JESÚS, LE DIJO: MARTA, MARTA, AFANADA Y TURBADA ESTÁS CON MUCHAS COSAS", Lucas 10: 42.

Es por eso que le digo al afán,

"OH AFÁN, CUÁN DAÑINO ERES"

Jesús nos está hablando a tí y a mí en este mensaje, no solo a Marta se lo dijo, nos lo dice a nosotros también por lo afanado y turbado que estamos.

Es tiempo de hacer como María.

Ella dejó a un lado el afán y fue en busca de la bendición que representaba Jesús en aquel lugar. 

Hoy Jesús está a tu lado, está a mi lado, solo tenemos que buscarlo en espíritu y en verdad y dejar a un lado los afanes de cada día.

No es que seamos irresponsables con nuestros deberes, es que no podemos estar afanados, "POR NADA ESTÉIS AFANOSOS, SINO SEAN CONOCIDAS VUESTRAS PETICIONES DELANTE DE DIOS EN TODA ORACIÓN Y RUEGO, CON ACCIÓN DE GRACIAS", Filipenses 4: 6.

Jesús hará nuestra carga más liviana, vamos a entregar nuestras peticiones delante de Dios y veremos los resultados.

Vamos a dejar el afán, el cual nos da ansiedad y obviamente nos distrae del propósito de Dios para tí y para mí.

Si no conoces a Jesús, no lo rechaces más, ven a Él, corre a Él !!!

Dios te bendiga !!!

Héctor Paula
Para la Gloria de Dios.