sábado, 3 de febrero de 2007

"DONDE SE SEPARAN LOS NIÑOS DE LOS HOMBRES"

Dios les bendiga poderosamente!!!!

Nuestra lectura bíblica:

Mat. 7: 21 "No todo el que me dice Señor Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos".

Dios mío, Jehová de los Ejércitos, bendice a los lectores, gracias por tu Palabra, habla tú mi Dios a través de este escrito, en el nombre de Jesús, amén y amén.

En días pasados hablaba con un compañero de trabajo, donde el tema era que nosotros los cristianos no tenemos la potestad de juzgar.

Concluímos en que realmente es la Palabra de Dios la que nos juzga,

en ella podemos vernos como un espejo,

y vernos como estamos ante los ojos de Dios.

El tema es un poco chocante pero refleja una realidad incuestionable, obviamente podemos decir que es un tema de trascedental importancia.

Por qué es tan importante? porque mucha gente se ha "enganchado" al Evangelio por diferentes intereses: económicos,

una mujer,

fama,

escondiendo alguna debilidad,

pero en su corazón no se ha producido real y efectivamente una conversión sincera,

no se ha producido una transformación verdadera,

sino que hay muchos emocionalismos,

existe una atracción al evangelio

pero no una regeneración en Cristo.

Existe todo un boon, toda una moda de ser evangélico, pero vemos esos "cristianos" llevando una doble vida, en la iglesia una cosa y en la calle otra cosa muy diferente,

y aquí es donde se separan los niños de los hombres espiritualmente hablando,

pero esto no lo digo yo.

La Palabra establece claramente, que no todo el que me diga Señor Señor,

entrará en el Reino de los cielos,

y dice que solo entrarán los que hagan la voluntad del Padre que está en los cielos.

Vemos muchos llamados cristianos que tienen ministerios de Dios y se ha envanecido,

se han exaltado,

se han elevado a la fama

se han cotizado,

se enorgullecen de que son usados por Dios,

los vemos profetizando,

los vemos echando demonios fuera,

los vemos haciendo milagros en el nombre de Jesús,

pero si leen más adelante en la lectura vemos que en aquél día

en que estén cara a cara con el Señór les declarará:

Nunca os conocí; apartaos de mi, hacedores de maldad (Vers. 23)

Así es que mis queridos lectores no nos queda más que meditar en esta enseñanza que Dios nos está dando en esta lectura,

a usted y a mi no nos queda más que pedirle a Nuestro Dios que nos de la fortaleza

para perseverar en estos caminos según su Voluntad,

no según la nuestra.

Usted ve hoy en día cristianos

que hacen todo lo que hacían antes de venir a los pies de Cristo,

y Dios es bien claro en su palabra,

cuando nos dice que el que se hace amigo del mundo

se constituye en enemigo de Dios.

Basta de jugar al evangélico,

dice la Biblia que los tibios los vomitará de su boca,

es hora de buscar a Cristo en espíritu y en verdad,

separándonos para Cristo

y dejando las cosas del viejo hombre,

nada inmundo subirá a los cielos,

es tiempo de definirse,

ó eres

o no eres,

pero si eres,

que seas verdadero,

que sea viviendo la Palabra

siendo hacedores de ella

y no oidores olvidadizos.

Por eso es que este tema es tan importante,

en Mat. 7: 21-23 es que se separan los niños de los hombres espiritualmente hablando.

Dios nos de la fortaleza y nos bendiga a todos.

Dios te bendiga y te guarde,

Atte.

Héctor Paula


1 comentario:

Somos la Familia Paula dijo...

Te felicito por tu pagina.
Está muy bien lograda y su mensaje es poderoso.
Tu comentario esta publicado ya. jose