miércoles, 9 de marzo de 2011

"NO ES SOLO LA SABIDURÍA"


Foto por: sercuantico.blogspot.com

LECTURA BÍBLICA DE HOY:

Efesios 1: 17, "PARA QUE EL DIOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EL PADRE DE GLORIA, OS DÉ ESPÍRITU DE SABIDURÍA Y DE REVELACIÓN EN EL CONOCIMIENTO DE ÉL".

MENSAJE *** EXHORTACIÓN *** SERMÓN *** REFLEXIÓN:

El mundo ha dado eminentes sabios a través de la historia de la humanidad. Hombres y mujeres que hicieron historia en diferenes áreas.

Tenemos grandes nombres de grandes sabios: Newton, Galileo, Einstein, Fleming, Sócrates, Aristósteles, Platón, Madame Curie, Ghandi, Churchill, Kennedy, etc.


Foto por: mx.groups.yahoo.com

La sabiduría es un don de Dios otorgado y repartido a cada uno de nosotros de acuerdo a los propósitos con los cuales el Señor nos creó y diseñó, "ÉL MUDA LOS TIEMPOS Y LAS EDADES; QUITA REYES, Y PONE REYES; DA SABIDURÍA A LOS SABIOS, Y LA CIENCIA A LOS ENTENDIDOS", Daniel 2: 21.

El asunto está en comprender que la sabiduría no puede ser suficiente para ser un ministro o ministra de Jehová.

Hay mucha gente que se basa en el conocimiento y la sabiduría de la Biblia, con mucho instituto bíblico, mucha sabiduría humana, mucha oratoria, muchos conocimientos históricos y se lanzan a formar una congregación, se hacen pastores ó ministros y yá.

Dios está observando lo que ocurre, porque se está proliferando una cantidad de congregaciones que sobrepasan lo racional.

Ya he hablado mucho a este respecto.

No es en vano que Dios me pone el tema, del cual no me gusta hablar, pero resulta que el evangelio no es cuestión de pareceres particulares de nadie, el evangelio es del exclusivo parecer del Espíritu Santo de Dios, a través de la Sangre de Cristo y plasmado por nuestro Padre Celestial, Jehová de los ejércitos en su Palabra Santa y Perfecta: La Biblia.

Dios nos ha dejado la Biblia, para que en ella podamos encontrar las respuestas adecuadas y procuremos la sabiduría que viene de lo alto, que es la que importa.


Foto por: lealabiblia.com

Pablo entendía que Efeso estaba alejada de las cosas de Dios, y tenía que reforzar la iglesia fundada por él.

La misma iglesia de Efeso estaría expuesta a los lobos que se disfrazan de ministros, tal y como se disfrazan hoy en día, "PORQUE YO SÉ QUE DESPUÉS DE MI PARTIDA ENTRARÁN EN MEDIO DE VOSOTROS LOBOS RAPACES, QUE NO PERDONARÁN EL REBAÑO", Hechos 20:29.


Foto por: ebenezerhuaral.com

Por eso Pablo le pedía a Dios que le diera a la iglesia de Éfeso espíritu de sabiduría y revelación del conocimiento de de Dios, "PARA QUE EL DIOS DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, EL PADRE DE GLORIA, OS DÉ ESPÍRITU DE SABIDURÍA Y DE REVELACIÓN EN EL CONOCIMIENTO DE ÉL". Efesios 1: 17.

Y esto es lo que Dios nos quiere dejar a todos nosotros.

El cristiano que busca espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Dios es un cristiano que puede entender perfectamene el carácter de Dios y sobre todo su absoluta voluntad.


Foto por: montellano.net

Cuando estamos conscientes de la sagrada voluntad de Dios, y hacer esa voluntad en nuestras vidas, es cuando podemos aspirar a entrar al reino de los cielos, "NO TODO EL QUE ME DICE: SEÑOR, SEÑOR, ENTRARÁ EN EL REINO DE LOS CIELOS, SINO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE MI PADRE QUE ESTÁ EN LOS CIELOS", Mateo 7: 21.

Muchas veces no queremos hacer caso a la voluntad de Dios y damos paso a nuestra voluntad, y eso es peligroso, porque de esta manera damos paso a nuestra sabiduría humana.

Salomón entendía perfectamente que no era suficiente su sabiduría humana y le pidió sabiduría a Dios.

Esa debe ser nuestra actitud. Tenemos que dejar a un lado la sabiduría humana y pedirle a Dios espíritu de sabiduría y además de revelación, porque

"NO ES SOLO LA SABIDURÍA".

Dios le otorgó a Salomón sabiduría de lo alto, llegando a ser el hombre más sabio de toda la humanidad, porque se la pidió a Dios, y no solo le dió sabiduría, sino que también le dió riquezas.

Hoy se anda en busca de las riquezas de Salomón y la sabiduría de lo alto la han relegado a niveles bajos.

No hacemos nada con leer la Palabra solamente, debemos de ser hacedores de ella.

No hacemos nada con sabernos de memoria todos los versículos de la Biblia, y por otro lado vivir una vida alejada de los preceptos que Dios tiene en cada uno de esos versículos.

Si procuramos espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Dios, los ojos de nuestro entendimiento serán alumbrados, y sabremos cuál es la esperanza a que Él nos ha llamado.

También sabremos cuáles son las riquezas de la gloria de su herencia en los santos, "ALUMBRANDO LOS OJOS DE VUESTRO ENTENDIMIENTO, PARA QUE SEPÁIS CUÁL ES LA ESPERANZA A QUE ÉL OS HA LLAMADO, Y CUÁLES LAS RIQUEZAS DE LA GLORIA DE SU HERENCIA EN LOS SANTOS", Efesios 1: 18.

Cristo es nuestra única esperanza.


Foto por: paraquesirve.net

Es necesario clamar a Dios.

Es necesario humillarnos a Dios.

Es necesario pedirle espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de Él.

Tenemos que eliminar el "yo" y darle paso al Espíritu Santo de Dios.

Cristo te ama y te llama,

Ven a Él,

Dios te guarde,

Héctor Paula