viernes, 3 de junio de 2011

"SE GANA AL FINAL, NO A LA MITAD"


Foto por: potencialhumano7.wordpress.com

LECTURA BÍBLICA DE HOY: 1ra. Pedro 1: 15,

QUE SOIS GUARDADOS POR EL PODER DE DIOS MEDIANTE LA FE, PARA ALCANZAR LA SALVACIÓN QUE ESTÁ PREPARADA PARA SER MANIFESTADA EN EL TIEMPO POSTRERO

MENSAJE *** EXHORTACIÓN *** SERMÓN *** REFLEXIÓN:

Cuando comenzamos una carrera, sea cual fuere, lo más importante es llegar a la meta, y si llegamos en los primeros lugares todavía mucho mejor.

La vida es una carrera muy difícil de recorrer, con grandes tropiezos, con obstáculos a granel y enfrentamientos de diferentes índoles.

Obviamente si usted ve la vida terrenal se dará cuenta de que es bien corta.

Los hechos y acontecimientos que ocurrieron hace muchos años, a usted le parece que fueron ayer, sin embargo pudieron haber ocurrido hace veinte años.

Lo que pasa es que Dios le dio límites al hombre en la tierra, y la vida terrenal es uno de esos límites.

Pero, a la vez, Dios nos ha dado la opción de traspasar el límite de la vida terrenal y por eso nos dividió a los seres humanos en cuerpo, alma y espíritu.

Dios limitó el cuerpo a la vida terrenal. Cuando el hombre muere, obviamente el cuerpo va al polvo, a lo que era desde su misma creación.

El espíritu del hombre constituyó el soplo de vida que él nos dio y por tanto el espíritu retorna a Dios.

Pero, el alma Dios la hizo perenne, la hizo para que no muriera, y precisamente el alma constituye nuestra persona, nuestro sentir, nuestro sufrir, nuestro yo. Usted y yo somos lo que es nuestra alma.

El alma siempre sentirá, siempre diferenciará todo lo que le circunda.

Y como esa alma no muere, era necesario para Dios diseñar un plan de salvación, un plan de escape, a fin de que cuando el cuerpo deje de respirar, el alma pueda ir a un lugar de descanso eterno.

Esa alma debe de ir a un paraíso, que es el mismo paraíso que el Señor Jesucristo, le mostró al ladrón que se arrepintió, estando ambos crucificados, “ENTONCES JESÚS LE DIJO: DE CIERTO TE DIGO QUE HOY ESTARÁS CONMIGO EN EL PARAÍSO”, Lucas 23: 43.

Y ese lugar está reservado, única y exclusivamente para los que han acudido al llamado de Cristo, a los que han renunciado a los placeres mundanos y han entregado sus vidas a Cristo.

Esto no es una posición religiosa.

No es una declaración de fanatismo.

No es una separación antojadiza de este blog.

Obviamente la tradición mundana de las doctrinas que profesa la congregación multitudinaria en que prácticamente nacimos, ha hecho que la gran mayoría rechace esta aseveración bíblica de que nuestra alma solo puede ir al cielo por medio de la sangre redentora de Jesús.

Y Dios nos ha dejado su Palabra, para que no sea objeto de tantas interpretaciones baladíes, que han creado miles de sectas en todo el mundo, y obviamente se haya dispersado y confundido la verdadera doctrina que nos enseña Mateo 7: 13-14, “ENTRAD POR LA PUERTA ESTRECHA; PORQUE ANCHA ES LA PUERTA, Y ESPACIOSO EL CAMINO QUE LLEVA A LA PERDICIÓN, Y MUCHOS SON LOS QUE ENTRAN POR ELLA; PORQUE ESTRECHA ES LA PUERTA, Y ANGOSTO EL CAMINO QUE LLEVA A LA VIDA, Y POCOS SON LOS QUE LA HALLAN

Aquí se separan los niños de los hombres, espiritualmente hablando.

Aquí no hay punto de controversia.

Aquí no hay acomodamientos ni justificaciones.

Aquí no se pueden buscar los famosos mecanismos de defensa.

Aquí solo resta entender el mensaje de Dios de este tiempo: solo Cristo Salva.

No podemos continuar engañándonos a nosotros mismos, porque sucede también que una gran cantidad de personas juegan a las dos bases, con un pie en la iglesia y el otro en el mundo.

Así no se vale.

Dios hizo el cielo para tí y para mí.

No permitas que un diablo derrotado te quite lo más apreciado que Dios ha puesto en tu vida: la salvación de tu alma.

Eres importante para Cristo y por eso Él murió por tí y por mí, derramando esa preciosa Sangre que hoy está a tu disposición para que por medio de la fe en Cristo, puedas llegar al final de la meta, puedas salir victorioso, victoriosa.

Sabemos que

SE GANA AL FINAL, NO A LA MITAD

Y Dios quiere asegurarte el triunfo.

Quiere hacerte, no un vencedor, una vencedora, sino más que un vencedor, más que una vencedora por medio de Jesucristo.

Ven a Él en esta hora, no pierdas más tiempo.

Serás guardado por el poder de Dios mediante la fe y así puedas alcanzar tu salvación, la cual será manifestada en los tiempos finales, “QUE SOIS GUARDADOS POR EL PODER DE DIOS MEDIANTE LA FE, PARA ALCANZAR LA SALVACIÓN QUE ESTÁ PREPARADA PARA SER MANIFESTADA EN EL TIEMPO POSTRERO”, 1ra. Pedro 1: 15

La mitad del recorrido no es importante, lo importante es llegar al final, “MAS EL QUE PERSEVERE HASTA EL FIN, ÉSTE SERÁ SALVO”, Mateo 24: 13.

Esta debe ser nuestra fe.

Cristo te ama y te llama,

Ven a Él

Dios te guarde,

Héctor Paula

No hay comentarios: