miércoles, 29 de junio de 2011

"EFECTO MULTIPLICADOR DE LA VIOLENCIA"


Foto por: teletica.com

LECTURA BÍBLICA DE HOY: Ezequiel 7: 23,

HAZ UNA CADENA, PORQUE LA TIERRA ESTÁ LLENA DE DELITOS DE SANGRE, Y LA CIUDAD ESTÁ LLENA DE VIOLENCIA”.

MENSAJE *** EXHORTACIÓN *** SERMÓN *** REFLEXIÓN:

No quiero abundar mucho sobre el estado de violencia que se ha apoderado de nuestros países.

Solo voy a traerles una reseña periodística reciente de cómo ha crecido la violencia en mi querida Puerto Rico, cito, “Un sangriento fin de semana con 25 muertos a causa de la violencia y la inseguridad, una cifra sin precedentes en Puerto Rico, causa preocupación en la isla, donde se han registrado 555 muertes violentas en lo que va de año”, recuerden que Puerto Rico es una isla relativamente pequeña, con apenas 4 millones de habitantes.

Este manto de violencia ha cubierto en gran manera al planeta, ya no es asunto de mi país la República Dominicana, ó de Puerto Rico, ó de México, ó de Colombia, ó de cualquier país, esto es mundial, el problema de la violencia y la delincuencia ha cruzado todos los límites.

Pero este panorama no es nuevo, ya antes del diluvio la tierra se encontraba en este mismo estado, hasta que vino juicio de Dios con el diluvio, “Y SE CORROMPIÓ LA TIERRA DELANTE DE DIOS, Y ESTABA LA TIERRA LLENA DE VIOLENCIA”, Génesis 6: 11.

Me estoy imaginando este versículo como si se hubiese escrito exactamente para el escenario en que hoy nos encontramos, por lo que también es el preámbulo de las grandes cosas que se aproximan para esta tierra.

Y así como Noé pregonó que vendría el diluvio, hoy en día los cristianos pregonamos los juicios venideros y la venida del Hijo del Hombre, basados obviamente en la Sagrada y Perfecta Palabra de Dios, “MAS COMO EN LOS DÍAS DE NOÉ, ASÍ SERÁ LA VENIDA DEL HIJO DEL HOMBRE”, Mateo 24: 37.

Y es que se han estado sembrando los antivalores, las sociedades le han dado riendas sueltas al alcoholismo, las drogas, los vicios, los juegos, el tabaquismo, el hip-hop, el regueaton, la bachata y todo lo que exalte los placeres de la carne.

Obviamente estamos cosechando lo que hemos sembrado, “ESTANDO ATESTADOS DE TODA INJUSTICIA, FORNICACIÓN, PERVERSIDAD, AVARICIA, MALDAD; LLENOS DE ENVIDIA, HOMICIDIOS, CONTIENDAS, ENGAÑOS Y MALIGNIDADES”, Romanos 1: 29

Usted compara lo que ocurre hoy en términos de la crianza de los hijos con las generaciones de hace 20 ó treinta años y los efectos se dejan sentir, pues los hijos hoy en día, con tanta tecnología, pornografía y libertinaje están conformando los efectos multiplicadores de la violencia y la delincuencia que presenciamos, obviamente existen grandes excepciones de moralidad y comportamiento, comenzando con los hijos que están dentro de la iglesia.

La violencia y la delincuencia constituyen el principal dolor de cabeza de los gobiernos.

Prácticamente se les han ido de las manos de las autoridades, pues han crecido tanto que se han tornado indetenibles, tal y como va creciendo la bola de nieve que rueda pendiente abajo y llega a ser indetenible, así están la violencia y la delincuencia.

Obviamente, el enemigo de las almas y los que le sirven son los que se han encargado de avivar la maldad, de sembrar el odio, de edificar con sangre y de fundar la ciudad con iniquidad, pero su castigo vendrá, “AY DEL QUE EDIFICA LA CIUDAD CON SANGRE, Y DEL QUE FUNDA UNA CIUDAD CON INIQUIDAD”, Habacuc 2: 12

Y esta misma situación mundial, fue retratada en el reloj profético de Dios como parte de los tiempos del fin, “Y POR HABERSE MULTIPLICADO LA MALDAD, EL AMOR DE MUCHOS SE ENFRIARÁ”, Mateo 24: 12.

La única esperanza que tenemos se llama Jesucristo.

La única puerta que tenemos en la actualidad para entrar y salir victoriosos se llama Jesús de Nazaret, “YO SOY LA PUERTA; EL QUE POR MÍ ENTRARE, SERÁ SALVO; Y ENTRARÉ, Y SALDRÁ, Y HALLARÁ PASTOS”, Juan 10: 9.

No hay para donde ir.

Las cosas siguen de mal en peor.

La situación mundial prosigue un derrotero peligroso. Ya nadie está seguro en ningún lugar, ni aún en su propia casa.

Son hechos reales los que vemos, no son inventos de predicadores.

Pero Dios sigue dándonos el escape, la salida, el camino seguro, y ese camino se llama Jesús de Nazaret, “Y JESÚS LE DIJO: YO SOY EL CAMINO, Y LA VERDAD, Y LA VIDA; NADIE VIENE AL PADRE SINO POR MÍ”, Juan 14: 6.

Se hace necesario buscar a Jesús en medio de estos tiempos monstruosos.

Hemos creado el monstruo.

Presenciamos el

EFECTO MULTIPLICADOR DE LA VIOLENCIA

Ese monstruo, ese ladrón solo quiere hurtarnos, matarnos y destruirnos.

Lamentablemente está ahí en nuestras narices, exterminando media humanidad, y solo Cristo ha venido a darnos vida eterna, “EL LADRÓN NO VIENE SINO PARA HURTAR Y MATAR Y DESTRUIR; YO HE VENIDO PARA QUE TENGAN VIDA, Y PARA QUE LA TENGAN EN ABUNDANCIA”, Juan 10: 10.

La iglesia tiene que acudir activamente hacia los barrios, los campos, los parajes, las calles de polvo, de lodo, los callejones a reprender esos principados de violencia, esas potestades, esas huestes de maldad, en el nombre poderoso de Jesucristo.

Muchos ministros están solo en sus cuatro paredes, cantando coritos, mientras afuera el diablo se está llevando millones de almas a condenación eterna.

Iglesia: despierta, tú que duermes!!!

Es tiempo de hacer una gran cadena de oración guerrera, porque la tierra está llena de delitos de sangre y la ciudad llena de violencia, “HAZ UNA CADENA, PORQUE LA TIERRA ESTÁ LLENA DE DELITOS DE SANGRE, Y LA CIUDAD ESTÁ LLENA DE VIOLENCIA”, Ezequiel 7: 23.

Ven a Cristo ahora, no lo pienses más.

Cristo te ama y te llama,

Ven a Él,

Dios te guarde,

Héctor Paula

No hay comentarios: