miércoles, 27 de mayo de 2009

"NO LE HAGAS AL OTRO LO QUE..."


Foto por: sxoidmal

¡¡¡ Dios les continúe bendiciendo !!!

Nuestra lectura bíblica de hoy: Mateo 7: 12, "ASÍ QUE, TODAS LAS COSAS QUE QUERÁIS QUE LOS HOMBRES HAGAN CON VOSOTROS, ASÍ TAMBIÉN HACED VOSOTROS CON ELLOS; PORQUE ESTO ES LA LEY Y LOS PROFETAS"

Las complicaciones y dificultades de la vida de hoy nos hace, muchas veces, actuar como seres egoistas y nos olvidamos de los demás.

En una ocasión escribí en el mural de Recursos Humanos de una empresas procesadora de chocolate en la cual trabajé por varios años. Escribía algo parecido a esto, si mi memoria no me falla: "si pensáramos en el bienestar de los demás, se disminuirían los problemas entre las parejas, entre las familias, entre las amistades, entre los hermanos de la iglesia, entre compañeros de estudios, entre compañeros de trabajo, entre las naciones"

Y es que nos hemos ido convirtiendo en personas encerradas en nuestro propio entorno sin mirar a los demás que nos rodean y que muchas veces necesitan hasta una sonrisa de nosotros.

Por lo regular ni miramos al vecino, no nos preocupamos en lo absoluto por los demás, dando como resultado una sociedad totalmente materialista y en pos de nuestros propios intereses.

Muchas veces no sabemos ni el nombre de nuestro vecino. En una ocasión, viviendo yo en un apartamento en la Av. Abraham Lincoln de la capital en la tercera planta, me enteré que se había muerto una vecina a los tres días. La casa de la difunta nos quedaba justo al lado del edificio, y me di cuenta porque accidentalmente miré para abajo y vi personas vestidas de negro y ahí fue que supe de la muerte de la señora.

Esto es un reflejo de como estamos viviendo, y esto no le gusta a Dios, porque el mandato principal de nuestro Señor Jesucristo, precisamente es amar a nuestro projimo como a nosotros mismos.

Jesús resumió todos los mandamientos a dos literalmente, a fin de que comprendiéramos la importancia de amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos, "Y AMARÁS AL SEÑOR TU DIOS CON TODO TU CORAZÓN, Y CON TODA TU ALMA, Y CON TODA TU MENTE Y CON TODAS TUS FUERZAS. ESTE ES EL PRINCIPAL MANDAMIENTO. Y EL SEGUNDO ES SEMEJANTE: AMARÁS A TU PRÓJIMO COMO A TI MISMO. NO HAY OTRO MANDAMIENTO MAYOR QUE ÉSTOS", Marcos 12: 30-31.

De lo que estamos hablando es casi totalmente contrario a lo que vemos en la realidad. La gente anda en la calle muy agresiva, usted no sabe el día que se va a encontrar con una desgracia, a lo mejor por un pequeño problemita de tránsito.

Lo que vemos es una sociedad cada día más ensimismada en sus propios asuntos sin importar lo que pasa con los demás.

Queremos que nos den, pero no queremos dar, queremos que nos amen, pero no queremos amar, queremos todo para nosotros, pero nada para el otro ó para la otra, queremos que nos escuchen, pero no queremos escuchar al otro.

Es un panorama un poco desalentador y desesperanzador lo que tenemos. Por eso es que vemos esta frase extraída de las entrañas del pueblo: "No le hagas al otro, lo que no te gustaría que te hagan a tí".

Dios está muy preocupado con esto y nos exhorta a que soportemos las flaquezas de los débiles, pensando en agradar a nuestro prójimo, "ASÍ QUE, LOS QUE SOMOS FUERTES DEBEMOS SOPORTAR LAS FLAQUEZAS DE LOS DÉBILES, Y NO AGRADARNOS A NOSOTROS MISMOS. CADA UNO DE NOSOTROS AGRADE A SU PRÓJIMO EN LO QUE ES BUENO, PARA EDIFICACIÓN", Romanos 15: 1-2.

Estamos envueltos siempre dentro de intereses que nos nublan la interacción con los demás como Dios manda. Nos rodean intereses económicos, políticos, religiosos, deportivos, étnicos, raciales, y toda clase de acciones que nos alejan muchas veces y nos dividen, no sabiendo que toda persona es creación de Dios, y como tal debemos de tratar al otro, como una creación de Dios.

¡¡¡ Cuán lejos estamos de lo que Dios nos manda !!!.

Pero en esta hora vengo a decirte que estás a tiempo de reflexionar.

No pueden existir odio ni rencor en nuestros corazones.

Debemos de pedirle al Señor que nos saque toda raíz de amargura de dentro de nuestro ser.

Debemos de pedirle a Dios que nos dé la fortaleza y nos ponga ese amor que se ha alejado tanto de la gente, ese verdadero amor que solo Dios nos puede dar, porque Dios es amor.

Todos somos hermanos ante los ojos de Dios y no debemos aborrecer a nuestros hermanos, "PERO EL QUE ABORRECE A SU HERMANO ESTÁ EN TINIEBLAS, Y ANDA EN TINIEBLAS, Y NO SABE A DONDE VA, PORQUE LAS TINIEBLAS LE HAN CEGADO LOS OJOS", 1ra. Juan 2: 11.

En cambio, si amamos a nuestros hermanos, estaremos andando en luz, "EL QUE AMA A SU HERMANO, PERMANECE EN LA LUZ, Y EN ÉL NO HAY TROPIEZO", 1ra. Juan 2: 10.

Es hora de comenzar a obedecer a Dios.

Es hora de hacer una reingeniería espiritual en nuestras vidas y ponernos en sintonía con la voluntad de Dios.

Es hora de que seamos hacedores de la Palabra. Es hora de que pasemos de la teoría a la acción.

Nos gustan las cosas buenas, ¿verdad que sí?, entonces, vamos a hacer nosotros con los demás lo que nosotros queremos que los demás hagan con nosotros, y esto no lo digo yo, esto lo dice el Señor Jsucristo, "ASÍ QUE, TODAS LAS COSAS QUE QUERÁIS QUE LOS HOMBRES HAGAN CON VOSOTROS, ASÍ TAMBIÉN HACED VOSOTROS CON ELLOS; PORQUE ESTO ES LA LEY Y LOS PROFETAS", Mateo 7: 12.

Termino reiterándote que,

"NO LE HAGAS AL OTRO LO QUE..."

...no te gustaría que te hagan a tí.

Cristo te ama y te llama en esta hora.

Ven a Él.

Dios te guarde,

Héctor Paula