miércoles, 15 de marzo de 2017

"VANIDAD QUE DESTRUYE"



LECTURA BÍBLICA DE HOY:

Eclesiastés 1: 2, "VANIDAD DE VANIDADES, DIJO EL PREDICADOR; VANIDAD DE VANIDADES, TODO ES VANIDAD"

Gracias Dios mío por tu Palabra Santa y Perfecta. Te presento los lectores y lectoras, ponles un espíritu de búsqueda de este evangelio, dales fuerzas, convéncelos de pecado, juicio y justicia, no permitas que ninguno se pierda, en el nombre de Jesús. Amén.

MENSAJE:

La vanidad es una arma de gran poder destructivo.

Ella va carcomiendo las estructuras de valores, se lleva el amor por los demás y concentra en la persona todo un conjunto de sentimientos antagónicos que lo hacen ser individualista, egoista, arrogante y personalista.

El vanidoso, la vanidosa va creando una mezcla de deseos desenfrenados para exaltar su figura sin importarle las cosas que ocurren a su alrededor.

Cada día va creciendo la vanidad en las personas que la militan así como crece una bola de nieve cuando rueda por la falda de la motaña.

La vanidad es incontrolable, cuando llega a niveles superiores, se hace indetenible e insasiable, por lo que estas personas vanidosas tratan de destacarse a como de lugar, con tal de llamar la atención primaria de los demás en los ambientes en que se desenvuelven.

Los pensamientos de los vanidosos, de las vanidosas ya Dios los conoce, "JEHOVÁ CONOCE LOS PENSAMIENTOS DE LOS HOMBRES, QUE SON VANIDAD", Salmos 94: 11

Y lo grande es que aún dentro del pueblo de Dios nos encontramos con muchas personas vanidosas, trayendo gran intraquilidad y distorsión en muchas congregaciones, donde se ve una competencia de cuál es más vanidoso, más vanidosa, obviamente esto no es en todas las congregaciones, existen honrosas excepciones, donde los hermanos, las hermanas irradian la presencia de Cristo.

Dios nos está exhortando a dejar todo pensamiento y toda acción de vanidad, pues ella te puede llevar a un estado de 

"VANIDAD QUE DESTRUYE"

La vanidad provoca deseos intensos de la carne, solo te deja ver los deseos de los ojos e impulsarán la vanagloria de tu vida, "PORQUE TODO LO QUE HAY EN EL MUNDO, LOS DESEOS DE LA CARNE, LOS DESEOS DE LOS OJOS, Y LA VANAGLORIA DE LA VIDA, NO PROVIENEN DEL PADRE, SINO DEL MUNDO", 1ra. Juan 2: 16.

Esa es la manifestación de la vanidad.

Pero debes de entender que el mundo pasa y sus deseos, pero si haces la voluntad de Dios permanecerás para siempre, que hermosa promesa, "Y EL MUNDO PASA, Y SUS DESEOS; PERO EL QUE HACE LA VOLUNTAD DE DIOS PERMANECE PARA SIEMPRE", 1ra. Juan 2: 17.

No puedes darte el lujo de caer en las garras de la vanidad, porque si te llevas de sus deseos carnales, todo será vanidad, vanidad de vanidades, Eclesiastés 1: 2, "VANIDAD DE VANIDADES, DIJO EL PREDICADOR; VANIDAD DE VANIDADES, TODO ES VANIDAD"

La presencia del Espíritu Santo en tu vida se llevará todo asomo de vanidad.

Ven a Cristo, ven a sentir el gozo de la salvación.

La vanidad puede destruirte.

Cristo te ama y te llama !!!!

Dios te bendiga !!!

Héctor Paula.