lunes, 7 de agosto de 2017

"EL LASTRE DEL PECADO"





LECTURA BÍBLICA DE HOY:

Isaías 43: 25, "YO SOY EL QUE BORRO TUS REBELIONES POR AMOR DE MÍ MISMO, Y NO ME ACORDARÉ DE TUS PECADOS"

Gracias Dios mío por tu Palabra. Nos presentamos ante tí con un corazón contrito y humillado, postrados ante tu presencia, adorándote y dándote toda la honra y toda la gloria, porque tuyo es el poder y la majestad por los siglos, recibe nuestra alabanza en el nombre de Jesús. Amén

MENSAJE :

Encontré una definición de la palabra "LASTRE", en wordreference.com, "Peso que se pone en el fondo de la embarcación, a fin de que ésta entre al agua hasta donde convenga"

Es decir, el lastre es un peso obligatorio en su significado, la embarcación está obligada a llevarlo, pues no lograría estabilizar su nivel de profundidad requerida, dependiendo obviamente de la carga que va a transportar.

Así mismo el pecado constituyó el lastre del hombre y la mujer, pues lo heredaron por el pecado de Adán y Eva.

Todos llegamos a constituirnos en pecadores, arrastrando ese lastre sobre nuestras espaldas, "POR CUANTO TODOS PECARON, Y ESTÁN DESTITUIDOS DE LA GLORIA DE DIOS", Romanos 3: 23.

Pero Dios, en su infinita misericordia observaba

"EL LASTRE DEL PECADO"

Que la humanidad cargaba y envía a su Hijo Unigénito para que Él sea el que lleve nuestros pecados a precio de Sangre, y no solo eso, sino que también Jesús fue molido por nuestros pecados, "MÁS ÉL HERIDO FUE POR NUESTRAS REBELIONES, MOLIDO POR NUESTROS PECADOS; EL CASTIGO DE NUESTRA PAZ FUÉ SOBRE ÉL, Y POR SUS LLAGAS FUIMOS NOSOTROS CURADOS", Isaías 53: 5.

El hombre y la mujer, en sentido general, han desobedecido los mandamientos, preceptos y ordenanzas de Dios, las cuales están plasmadas en la Biblia.

Y definitivamente, gran parte de la humanidad ha decidido vivir de espaldas a Dios, trazando sus propios caminos y diciendo: "mi vida es mía y nadie me la puede controlar".

Observamos un desenfreno del pecado y esto ha llegado a la presencia de Dios, pero aún así, Él prosigue dándole a las personas la oportunidad de arrepentirse y venir a los pies de Cristo.

Son hermosas las promesas, tus pecados, mis pecados serán echados a lo profundo del mar, "ÉL VOLVERÁ A TENER MISERICORDIA DE NOSOTROS; SEPULTARÁ NUESTRAS INIQUIDADES, Y ECHARÁ EN LO PROFUNDO DEL MAR TODOS NUESTROS PECADOS", Miqueas 7: 19.

No lo pienses más, no importa el tamaño de tu pecado o de tus pecados, cuando vienes a Cristo ya Dios no se acordará de ellos, "YO SOY EL QUE BORRO TUS REBELIONES POR AMOR DE MÍ MISMO, Y NO ME ACORDARÉ DE TUS PECADOS", Isaías 43: 25.

Tener el lastre del pecado, arrastrándolo a cuestas es algo peligroso, es lo mismo que andar al filo de la navaja.

No puedes seguir así, Dios te ha hecho un llamado especial en esta hora, no desprecies esta hermosa oportunidad.

Cristo te ama y te llama !!!

Dios te bendiga !!!

Héctor Paula
Para la Gloria de Dios


No hay comentarios: